Thursday, August 4, 2011

La Política y el Respeto - Nacimos el 31 de diciembre

Durante la década de 1980, tras la declaración de guerra al Estado peruano por parte de Sendero Luminoso, cerca de 69.000 personas perdieron la vida. A pesar de que la población indígena representa una minoría dentro del total nacional, esta fue la principal víctima del conflicto armado, dando continuidad a una larga historia de exclusión, marginamiento y exterminio. Sendero Luminoso condenaba las tradiciones de estas comunidades, sus ritos y sus fiestas, al tiempo que ridiculizaba mucho de lo que constituye la identidad del indígena peruano. El Estado, por su parte, consideraba a los indígenas como ciudadanos de segunda categoría –cuando no aliados del terrorismo-, facilitando con esto el sufrimiento y asesinato de muchos de ellos.

Esta sería una historia aislada si no fuera porque se repite de formas diferentes con múltiples comunidades indígenas a lo largo del continente. Las poblaciones mestizas o aquellas que se sienten más cercanas al componente europeo en nuestra mezcla de razas antepasadas, permanentemente desprecian, manipulan y ridiculizan a aquellas que consideran "inferiores", en no pocos casos con resultados como los del Perú de los ochenta.

La semana pasada tuve la oportunidad de ver la premier del documental "Nacimos el 31 de diciembre", donde se presenta otra de estas lamentables historias de desprecio y burla hacia una comunidad indígena: en este caso los Wayúu en la costa norte colombiana. Los Wayúu, cuya lengua difiere del español, aparecen en sus cédulas de ciudadanía con nombres tan extraños y ridiculizantes como 'Raspahierro', 'Alkaseltzer', 'Bolsillo', 'Payaso', 'Arrancamuelas', o 'Cosita Rica'. No se trata de una competencia al interior de la comunidad por ver a quién se le ocurre el peor nombre; se trata de una burla por parte de funcionarios de la Registraduría quienes al no entender - o no querer entender- los verdaderos nombres de estas personas, deciden asignarles el que mejor les parece. Esto, sumado al analfabetismo o desconocimiento del español por parte de los Wayúu, termina con ciudadanos colombianos cuyos nombres generan desprecio en quien los escucha y denigran de la condición de quienes los llevan.

Pero el asunto no termina ahí sino que, como tantas otras cosas, tiene un trasfondo político importante. Los políticos locales se acercan a las comunidades Wayúu en época de campaña a fin de asegurar su voto; como muchos de los indígenas no están registrados, se les emiten documentos de identidad en los cuales aparte de asignarles nombres como los ya mencionados, se les altera su fecha de nacimiento de tal forma que puedan participar en las elecciones inmediatas y apoyar al candidato de turno. Así, aparecen documentos de identidad de mujeres y hombres adolescentes con la edad necesaria para votar, todos ellos con un dato curioso: nacieron el 31 de diciembre.

En las entrevistas a funcionarios y políticos de la región se culpa a los indígenas por estos resultados y se rechaza cualquier responsabilidad por parte del Estado y quienes lo representan. Sigue la idea de que los "indios son brutos", o, en el mejor de los casos, que es su culpa por no saber español.

Para muchos esto sería simplemente un mal chiste por parte de la Registraduría y un abuso más de los que cometen miles de políticos con el fin de ser elegidos. Sin embargo, el desprecio que se evidencia en actos como la alteración de los nombres y fechas de nacimiento, se propagan a lo largo de la sociedad y terminan justificando injusticias y violaciones de derechos básicos, cuando no violencia sistemática contra las poblaciones indígenas como en los casos de Perú, México, Guatemala o la misma Colombia.

El documental "Nacimos el 31 de diciembre" es una importante denuncia de la perpetuación de prácticas que no hemos podido abolir desde tiempos de la colonia, donde lo "indio" o lo "negro", sigue siendo visto como inferior a aquello de origen europeo. Es también una muestra de cómo en muchos casos los intereses políticos se imponen sobre la identidad y dignidad de los pueblos,  con consecuencias nefastas para ellos.

Una de las preguntas que queda abierta es si hoy podemos considerarnos una sociedad moderna donde el racismo es cosa del pasado. Sería interesante responder a esta pregunta después de ver el documental.

___________________________
Trailer del documental:

Nacimos el 31 de diciembre de Priscila Padilla Farfan on Vimeo.

3 comments:

  1. De acuerdo y espero poder ver el documental en algún momento cuando este disponible para audiencias en Europa o por un medio digital.

    Igual, esta denigrante historia encapsula la razón de los muchos y graves problemas del país. Aparte de los factores históricos, políticos, sociales, económicos, y culturales esta la apatía para encontrar soluciones y efectuar cambios. Así las soluciones estén presentes, no existe voluntad y nadie quiere ser proactivo para tomar responsabilidad encaminada a remediar o aliviar los problemas.

    En este caso la falta de profesionalismo, empatía, y de acción ante estos abusos es notable. De acuerdo a recientes informes relacionados con el tema la Registraduría y sus funcionarios no presentan disculpas y tampoco un deseo de aclarar la situación. No presentan ningún tipo de información para explicar esta vil burla – no anuncian una investigación o por lo menos tramites libres de costo para los afectados. Que mediocridad de espíritu, de ética y de profesionalismo en los que supuestamente están al servicio de la nación.

    ReplyDelete
  2. De a cuerdo a lo que he visto, tengo indicios para creer que la cuna de la discriminación está en los colegios, junto con familias permisiva en el tema.

    Ahora bien: ¿cómo podremos avanzar en la lucha contra la discriminación, si precisamente las directivas de la mayoría de colegios discriminan a aquellos que desarrollan su personalidad de manera distinta a lo tradicional?

    Al parecer hay que dejarles una tarea a los colegios.

    ReplyDelete
  3. Notable. Exactamente lo mismo le pasó a los judíos polacos de la región de Galitzia (Cracow) cuando pasaron al dominio austríaco a fines del s. xviii. Como ellos se llamaban tradicionalmente "hijo de", el más modernizado Estado austríaco les obligó a tomar apellidos fijos y los funcionarios se divertían poniéndoles nombres ofensivos o ridículos como Streissand ("arena secante", uno de los implementos de escritorio).

    El reverso necesario es la identificación entre los humillados. Inmigrante en la Argentina, Boleslao Lewin fue el primer investigador de las rebeliones indígenas de Túpac Amaru, que no figuraban en los libros de Historia. Hoy los estudiantes bolivianos y peruanos estudian con sus textos.

    ReplyDelete